Vuelve arriba
Contacto
c/Murillo 16 46001 Valencia

«Daredevil» Urbanismo de luces y sombras

El barrio de Hell’s Kitchen de Nueva York sirve como telón de fondo de la acción de las dos series Marvel que Netflix tiene en su catálogo: Tanto en Daredevil (2015) como en Jessica Jones (2015), el entorno urbano tiene un peso importante en el desarrollo de la historia, y deja de ser un mero escenario para formar parte de la definición de los personajes.

Con Daredevil, el caso que nos atañe, ya los créditos iniciales denotan un cariño por la arquitectura, las esculturas y el entorno urbano. Estamos ante una serie que nos muestra sus cartas en cada inicio de capítulo, regalándonos los temas sobre los que gira la primera temporada: justicia y urbanismo.

Los enemigos de la serie no son superhéroes caídos en desgracia que pretenden aniquilar el mundo, sino que son personas que podrían reflejarse en la realidad y que giran en torno a la figura de un soñador peligroso que desea transformar su ciudad, para liberarla de lo que él considera que la perjudica:  la pobreza y la decadencia. En esa búsqueda de la ciudad «ideal» los enemigos tendrán que moverse en las sombras mientras sus tramas de corrupción empañan todos los estratos sociales afianzando los cambios que pretenden impulsar.

A Matt Murdock, el protagonista invidente, estas tramas le atañen directamente desde la primera vez que llegan a las puertas de su bufete de abogados, recién constituido, y que utilizará para enfrentarse a ellas. No obstante, esa no es su única vía de ataque contra la corrupción; como su ceguera lo capacitó para entender el entorno más allá de como lo hacemos los demás, pretende atacar y desenmascarar a sus enemigos valiéndose de cada edificio y elemento urbano, que le dotan de una movilidad extrema gracias a esa comprensión desde la oscuridad.

Paradójicamente, el mundo de Daredevil es uno en que los villanos acaban campando a sus anchas a plena luz, mientras que los héroes se mueven siempre en las sombras. Esta dualidad se nos presenta en la serie con unos escenarios que marcan claramente la diferencia entre ambos bandos: mientras que los defensores de la gente que va a ser expulsada de sus hogares viven y trabajan en espacios pequeños y oscuros, los poderosos exponen su status gracias a su entorno y sus viviendas.

La contienda entre un urbanismo de todos enfrentado a la búsqueda de una sociedad perfecta para unos pocos se libra en las sombras; y aunque el mundo de Daredevil esté invertido, la búsqueda de justicia desde la oscuridad nos regala una trama que, de no ser por el cariz superheroico del protagonista, bien podría estar ambientada en nuestra sociedad, dando a los villanos una dimensión real que asusta.


Este artículo se publicó originalmente en el blog del Festival Internacional de Cine y Arquitectura – FICARQ

Author avatar
Germán Valle
A pesar de que soy arquitecto desde 2015 y estoy empeñado en ayudar a construir, creo que más allá de la rigidez de nuestro mundo laboral hay lugar para los arquitectos al otro lado de la pantalla, donde podemos aportar nuestra visión y conocimientos al equipo creativo de los mundos que visitamos en la ficción.

Deja tu comentario